Este diplomado surge como respuesta a las necesidades de la región de América Latina y el Caribe de enfrentar de manera efectiva las manifestaciones e impactos del cambio climático. Todo esto bajo un enfoque de reducción de vulnerabilidad, incremento de la resiliencia y fortalecimiento de las capacidades para la adaptación.